Skip to content

La Wikipedia

31/03/2012

Combinado con el hábito de vivir por cuenta ajena, imbuidos por la televisión y las películas, nuestra impaciencia hacia alguien superior a nosotros es uno de los motores impulsores de la interactividad de Internet. Los comentaristas de los blogs, los artistas del mash-up, los críticos de Amazon, los «ciudadanos periodistas», todos ellos están buscando, aprovechando e intentando remodelar las imágenes públicas de las personas que parecen pertenecer a áreas de especialización excluyentes. En ningún otro lado es más incontrolado como en  Wikipedia, la enciclopedia libre en línea.

Creada en 2001, Wikipedia es una enciclopedia con un principio novedoso: cualquiera puede crear o editar sus artículos, tanto si es un respetado profesor de universidad como un estudiante de primero de bachillerato. A los colaboradores no se les requiere ni siquiera que firmen con su propio nombre. Sí, así es. Tenemos, pues, una enciclopedia en línea que está creada y editada por gente anónima que es libre de malinterpretar los hechos históricos y calumniar a los vivos. En ciertas ocasiones, estas atrocidades se descubren y se corrigen de inmediato, otras veces tardan días, semanas y meses, pero  existen algunos casos en los que nadie se percata del error y no se procede a ninguna rectificación.

Hasta ahora, las historias de entradas de datos falsos hechas por error o intencionadamente en Wikipedia son innumerables. Un ejemplo muchas veces comentado es el caso de John Seigenthaler, un periodista en cuya definición de la enciclopedia se decía equivocadamente que «se pensaba que estaba directamente involucrado en los asesinatos tanto de John Kennedy como de su hermano Bobby». Este terrible disparate permaneció en su entrada durante cuatro meses, el tiempo suficiente para que fuera reproducido en otros sitios de «referencia» en la Red que son muy concurridos.

Un joven de 24 años llamado Ryan Jordan fue descubierto cuando se hacía pasar en Wikipedia por un profesor de religión con plaza fija en una institución educativa. Usaba el pseudónimo Essjay y levantó las sospechas cuando los lectores empezaron a preguntarse por qué un profesor de religión revisaba meticulosamente el artículo de la estrella del pop Justin Timberlake. Para aquel entonces, Jordan había escrito y editado cientos de artículos. Incluso se había convertido en un administrador (encargado de organizar y mantener el sistema) y pertenecía al círculo íntimo de los editores de confianza de Wikipedia.

Los directivos de Wikipedia perciben estos casos de «vandalismo mentiroso» como si la enciclopedia estuviera experimentando un ataque de invasores más allá de sus fronteras. Pero los «vándalos» forman parte de la iniciativa enciclopédica, al igual que Jordan: han sido invitados a participar en el proyecto al igual que otros articulistas. Disponen del mismo modo de acceso y el mismo anonimato que todos los demás que están escribiendo y editando artículos. Jimmy Wales, fundador de Wikipedia, fue descubierto tergiversando datos de su propio escrito autobiográfico, que editó para excluir las contribuciones realizadas por su  antiguo socio empresarial. Durante algún tiempo, en la parte superior de la anotación sobre la historia de la vida de Douglas Rushkoff, Wikipedia publicaba una advertencia: «ESTE ARTÍCULO ESTÁ ESCRITO A MODO DE PUBLICIDAD».

En los regímenes tiranos, se podía denunciar a cualquiera a la policía secreta: a un profesional, un adversario en amores o alguien a quien, simplemente, le guardaras rencor. Ahora, en los Estados Unidos, con la excusa del mercado, la situación es bastante similar, mutatis mutandis. Wales habla con el mismo discurso igualitario habitual. Pero no comenzó como un pensador, escritor o humanista desinteresado. Al igual que otros en la jaula de grillos de la Web 2.0, empezó como un empresario. Hizo el dinero especulando con bonos y gestionando un «buscador erótico punto.com» llamado Bomis. Al menos, esto es lo que se decía sobre él en la Wikipedia.

Una simple pregunta

Si hace clic en la página de discusión sobre la entrada de datos sobre Marlon Brando en Wikipedia, puede leer el debate que generaron los articulistas de la enciclopedia:

El odio que Elvis Presley suscitaba desde hacía mucho tiempo a Brando aparentemente volvió a aparecer en 1957, cuando se encontraron en un restaurante y el actor de 1,73 metros de estatura se dio cuenta de que estaba ante alguien que era más joven, alto y guapo, más popular y con un talento infinitamente superior de lo que él podría llegar a tener.

¿Qué tiene que ver esto? ¿Cómo puedes probarlo? :: ehmjay 22:53, 5 de julio del 2006 (UTC).

Es una opinión. Elvis era un músico […] Brando era un actor. Elvis es considerado por muchos como el rey del rock and roll. Brando es considerado uno de los mejores actores de todos los tiempo, aunque muy excéntrico. Difícilmente se puede decir que no tenía talento. Podía actuar, Elvis no y eso mucha gente no lo pondría en cuestión. No estoy seguro de su incapacidad mental para servir en la Segunda Guerra Mundial, y solamente porque Elvis prestara el servicio militar no lo convierte en un héroe, […] especialmente para alguien que no es estadounidense como yo. :: ehmjay. 18:00, 6 de julio del 2006 (UTC).

Elvis era un actor y un músico. De acuerdo, sus películas no fueron excelentes como las de Bing Crosby, pero eran mucho mejores que las producciones insignificantes que ofreció Wacko Jacko [Michael Jackson].

El artículo en sí mismo es casi semianalfabeto. Sobre la imagen exterior de Brando puede leerse esto: «Toda la cultura rebelde, que incluía la motocicleta, las chaquetas de cuero, los vaqueros y el aspecto sedicioso, que ha inspirado a generaciones de inconformistas, se originó a  partir de la película El salvaje y la propia semblanza y personalidad única de Brando».

Las cuestiones de tono son más difíciles de corregir que los errores factuales. En el artículo sobre el gran orador estadounidense, Henry Ward Beecher, se describe a su esposa como «no querida». La referencia que se menciona para este «dato» es la crítica de un libro realizada por el académico Michael Kazin, en el que éste hace una referencia fugaz a «la lealtad firme de la esposa no querida de Beecher». Pero en la crítica misma no se cita ningún hecho evidente para emitir tal juicio. ¿Quién sabe lo que estaba pensando Kazin cuando escribió esto o cómo llegó a este discernimiento?

En la Columbia Encyclopedia, en la entrada sobre Beecher se presentan los hechos trascendentales, demostrables y públicos de su vida, no detalles  personales que puedan ser objeto de múltiples interpretaciones. La novedad específica de Wikipedia es publicar las exégesis más subjetivas de la vida privada de una personalidad al lado de los hechos públicos comprobables. Es la primera enciclopedia que incorpora chismes en sus artículos. Es también la única que contiene biografías de gente común aún viva, como el pobre Seigenthaler, el asesino más consumado de la historia. (Ello hace que el cotilleo se acerque peligrosamente al libelo). Pero, por otro lado, la posibilidad de acicalar figuras históricas famosas con habladurías permite una mayor implicación emocional a los articulistas de Wikipedia. El resultado es crear una vivencia familiar, al estilo biográfico y como si fuera en primera persona. Es una experiencia participativa.

Las páginas de discusión de Wikipedia son arrebatos de cólera recíprocos entre editores voluntarios y articulistas, algunos de ellos tan jóvenes que apenas alcanzan los quince años de edad. Debido a que los artículos levantan variados niveles de réplica, la entrada de datos va precedida por advertencias diversas: «Este artículo necesita ser reescrito completamente por las razones mencionadas en la sección de discusión»; «Este artículo o sección no cita adecuadamente sus fuentes de referencia»; «El rigor factual de este artículo está en entredicho»; «Este artículo requiere ser depurado para cumplir con los estándares de calidad de Wikipedia»; «Este artículo documenta un acontecimiento actual. La información deberá ser modificada con rapidez a medida que se desarrolle el suceso»; «La edición de este artículo no está disponible para usuarios no registrados o que se han inscrito recientemente», y «Este artículo está protegido para evitar la edición hasta que se resuelva la actual disputa». Wikipedia podría asegurar que estos avisos son pruebas del compromiso colectivo con la imparcialidad y la fiabilidad. Pero el lector puede muy bien preguntarse cuál es el propósito de crear una enciclopedia en la que el significado y el valor estén cambiando constantemente, que haya sido impugnada o desautorizada y que se haya puesto en evidencia como un producto fraudulento por los motivos antes mencionados.

Los cambios suceden con rapidez en los Estados Unidos. Los clamores de la innovación intimidan y el temor a quedarse atrás es amenazador. La consecuencia es que, de repente, usted se encuentre preguntando sumisamente cómo se puede solucionar o mejorar un fenómeno reciente, en lugar de formular la cuestión más fundamental: ¿por qué hemos llegado hasta aquí? Ante toda esta absurdidad, que hace quince años hubiera sido la trama de una novela de ciencia ficción, uno debe retroceder y recapacitar.

Así que ¿por qué existe Wikipedia? Si formulara esta pregunta a sus impulsores, le mirarían de reojo como si llevara un taparrabos y una clava. Es el «conocimiento democratizador», recitarían de forma mecánica. Si les pidiera aclaraciones, automáticamente le responderían que los colaboradores de Wikipedia «están arrebatando el poder a unos pocos», los cuales son los que redactan enciclopedias convencionales como la Británica, y están traspasando el poder a «los muchos».

Si perseverara y afirmara que la democracia ha producido la enciclopedia Británica y que quien la consulta es más libre de disentir de la información estable que ofrece en comparación con los artículos de la Wikipedia, que van dándose bandazos de un prejuicio a otro y de una incoherencia a otra, le repetirían el sonsonete: «Descentralización» y «Libertad». Si les dijera que la Británica, aunque esté escrita por un comité de expertos académicos, se ciñe a los hechos públicos, demostrables e importantes y no instruye con suposiciones emocionales y psicológicas limitadas de los temas que presentan; si anotara que los trabajos de referencia como la Británica están bien escritos y con un tono neutral, y que estas cualidades son beneficiosos para la libertad intelectual; si les comentara que los artículos de esta prestigiosa enciclopedia son tan generalizados y cuidadosos que hay poco para rebatir; si apuntara todo esto y añadiera que, en muchas partes del mundo desarrollado, cada vez más gente tiene acceso a la enciclopedia Británica en su biblioteca local antes que a Internet, y luego preguntara por qué el caos subjetivo de Wikipedia es necesario, mostrarían una desesperación total y dirían: «¡Es conveniente, simplemente!».

Lee Siegel. El mundo a través de una pantalla. Ser humano en la era de la multitud digital; Against the Machine; 2008.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: